Editorial de Gestión: Tres pájaros con dos tiros

Por algún motivo, el MEF y Produce no se han dado cuenta de que podrían ser mucho más efectivos en sus objetivos si se encargasen de hacer frente a las cargas tributarias y laborales.

INVERSIÓN E INFORMALIDAD. De los últimos paquetes que lanzó el MEF para dinamizar la economía, aunque los recibimos con entusiasmo por lo acertada de su orientación, nos mostramos críticos por la timidez con la que se enfrentó lo que consideramos una de las trabas más grandes para la inversión, sobre todo de la pequeña y mediana empresa: el factor tributario.

No obstante, el otro factor que suele acompañar al tributario en esta categoría de mayores barreras a la inversión también quedó casi intacto. Nos referimos a los costos laborales.

La falta de visión para tratar estos dos temas ha sido evidenciada también por el Ministerio de Producción en su Plan Nacional de Diversificación Productiva.

Mientras que los objetivos para el crecimiento de la economía, por ejemplo, pretenden alcanzar un ambicioso promedio de 7% hasta el Bicentenario y un incremento de US$ 5,000 millones en exportaciones no tradicionales, para el 2021 se espera que la informalidad se reduzca en tan solo 10 puntos porcentuales. Es decir, pasar del 70% -cifra de la que no debemos sentirnos orgullosos- al 60% -cifra que tampoco enorgullece a nadie.

Por algún motivo, el MEF y Produce no se han dado cuenta de que podrían ser mucho más efectivos en sus objetivos si se encargasen de hacer frente a estas dos cargas. No nos referimos a dejar de lado los ingresos fiscales, comprensiblemente, ni a obviar la seguridad de los trabajadores en sus centros de trabajo. Pero hay formas.

Por ejemplo, se puede diseñar un esquema para desgravar la reinversión de utilidades, junto con otros beneficios para las empresas de menor escala –tal como contempla la reforma tributaria en Chile- y se pueden flexibilizar algunas exigencias de la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo.

De la misma forma, se deben priorizar las subsanaciones a las multas, pero no solo por un plazo temporal, sino permanentemente.

De esta forma, no solo tendríamos más inversión, sino también menos informalidad; lo que a su vez –aunque sea paradójico para algunos- terminaría por incrementar los recursos del Estado. Tres pájaros de un solo tiro. O mejor dicho, de dos. La inversión y la formalidad, a fin de cuentas, son dos caras de la misma moneda.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Agenda LegalEstudio Echecopar

El Estado inicia acciones para la implementac...

Minería 2021Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

PERUMIN: un espacio de buenas señales para l...

Más allá del efectivoFelipe Rincón

Missing middle: El segmento menos atendido

Herejías EconómicasGermán Alarco

Carta de intención suicida

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO