Editorial: Lo que nos deja la campaña

“La elección de este domingo es una muestra de la vida en democracia, un valor que se debe defender”.

Comicios 2016. La campaña electoral se inició oficialmente el 13 de noviembre del 2015. Han sido casi siete meses, aunque se intensificó desde enero. Lamentablemente, ni siquiera en este último mes se ha podido ver una presentación cabal de propuestas de gobierno. Salvo algunos planes puntuales que fueron recurrentes como el caso de la seguridad ciudadana o la informalidad, la verdad es que la mayoría de temas apenas sí generó algún comentario, aspectos como inclusión financiera, energía, ciencia y tecnología, cambio climático, cultura y reforestación, casi han estado ausentes del debate.

La campaña y, sobre todo, la segunda vuelta, han sido una muestra del vale todo. Ambos candidatos han firmado acuerdos o recibido apoyos impensables, han hecho propuestas populistas que incluso han requerido ser traducidas por sus voceros (como el caso de la regulación del precio de la leche), pero quizá lo peor de todo son los agravios personales en que han incurrido, los cuales han sido de tal magnitud que no solo han enturbiado el proceso electoral, sino que ponen en riesgo la gobernabilidad del país después del 5 de junio.

Cualquiera de los dos candidatos que logre la presidencia necesitará contar con un clima de tranquilidad luego de conocidos los resultados, pero los adjetivos calificativos utilizados en la campaña han sido de tal magnitud que puede ser muy difícil dar vuelta a la página.

Este nuevo periodo de gobierno también marca un nuevo ciclo político con agrupaciones que ya no cuentan con inscripción y que si no logran reinscribirse desaparecerán completamente, y otras, entre las que están las más tradicionales, que requerirán un gran trabajo interno para poder refundarse y no terminar desapareciendo de la escena nacional. Esta campaña ha demostrado que los políticos no entienden los motivos de los votantes y los analistas de café, que en este proceso se han multiplicado, están muy alejados de la realidad y han pontificado más desde sus preferencias que desde la realidad.

Lo que ningún peruano debe olvidar es que la elección de este domingo es una muestra más de la vida en democracia, un valor que se debe defender, y como tal el perdedor o perdedora deberá aceptar los resultados.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Corrupción bajo la lupaEduardo Herrera Velarde

EL CASO SHERATON, UN CÚMULO DE MATICES GRISE...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

It: capítulo 2

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Perú: Laboratorios de innovación

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

Niños peruanos utilizan realidad virtual pa...

Te lo cuento fácilAlumnos de la Universidad del Pacífico

Hacia el Derecho al empleo

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO