Editorial: Subempleo resistente

Editorial de Gestión. “A nivel nacional, algo más de la mitad de la PEA ocupada labora en condiciones de subempleo”

TRABAJO. La reactivación de la economía será un proceso lento y, considerando que la elasticidad empleo-PBI es baja, habrá que esperar que la creación de puestos de trabajo adecuados demore un poco más en acelerarse. Si bien el INEI suele destacar las tasas de expansión totales, es necesario precisar que los rubros que están apuntalando esos resultados son el subempleo y las contrataciones temporales.

El MEF es más realista y señala en el último Marco Macroeconómico Multianual (MMM): “La persistente caída de la inversión privada ha limitado la generación de empleo formal de calidad con mejores salarios, que permitan incrementar el ingreso disponible de las familias. En efecto, en línea con el deterioro de la inversión privada, el empleo formal mantiene un crecimiento cercano a 0.4% entre enero y julio”.

Según el INEI, en el trimestre junio-agosto el empleo total en Lima Metropolitana aumentó 3.5%, la tasa más alta desde el trimestre febrero-abril del 2013. Pero más del 85% de ese incremento correspondió al subempleo, es decir, de personas que trabajan menos de 35 horas semanales y desean trabajar más, o aquellas que trabajan 35 o más horas semanales pero sus ingresos son menores al valor de la canasta mínima de consumo.

Con estos resultados, el subempleo limeño ha aumentado su peso en detrimento del empleo adecuado, de 35% a 37%. A nivel nacional, la situación es más alarmante: el último informe publicado por el INEI corresponde al trimestre abril-junio –hay un rezago de un mes, o más, con respecto a las estadísticas para la capital– y en ellas se observa que algo más de la mitad de la PEA ocupada labora en condiciones de subempleo (50.1%).

Ese porcentaje se incrementaría en casi seis puntos porcentuales si se excluye a Lima y solo se considera el interior del país. Esa disparidad también se observa en los ingresos, pues en el periodo comparable (abril-junio) el promedio de las remuneraciones en Lima fue S/ 1,623.7, mientras que a nivel nacional fue S/ 1,365.2, diferencia que se acentúa profundamente en el ámbito rural (S/ 684.5).

El Gobierno no publica proyecciones laborales –no figuran ni en los MMM del MEF ni en los reportes de inflación del BCR–, aunque estima que la reconstrucción generará 150,000 empleos directos e indirectos el próximo año y espera que la reactivación económica incida en más puestos de trabajo. Pero no bastará con eso, pues es preciso diseñar políticas para impulsar el empleo de calidad y frenar la persistencia del subempleo. Y, como siempre decimos, todo esto implica iniciar una reforma laboral.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Síntesis legislativaJosé Ignacio Beteta Bazán

¿Subsidios para el transporte público en Li...

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

Lanzamiento de la Acer Nitro 7

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Innova Schools: modelo en evolución

Economía para todosCarlos Parodi

¿Se puede reactivar por demanda?

Visiones para el desarrolloCAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Gobernar las ciudades: el rol de los centros ...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO