Ola migratoria puertorriqueña llegaría a Nueva York y Florida

Utilizando el 63% de la tasa de participación en la fuerza laboral de los hispanos en Nueva York como guía, casi 52,000 puertorriqueños estarán buscando activamente trabajo en el estado.

Nueva York y Florida son los destinos más probables para cualquier puertorriqueño que elija emigrar después de que los huracanes Irma y María devastaran el territorio asociado de Estados Unidos y dejara cesante gran parte de la fuerza laboral. Nueva Jersey, Pensilvania y Massachusetts completan los cinco principales destinos posibles, basados ​​en lazos familiares existentes.

Bloomberg estimó la llegada potencial a cada estado examinando la distribución actual de la población con herencia puertorriqueña y la demografía del archipiélago en edad productiva. Por ejemplo, si medio millón de personas emigran hacia el territorio continental estadounidense, Nueva York podría ver una afluencia de unos 100.000 puertorriqueños, de los cuales 82.000 se espera que estén en edad productiva.

Utilizando el 63% de la tasa de participación en la fuerza laboral de los hispanos en Nueva York como guía, casi 52,000 puertorriqueños estarán buscando activamente trabajo en el estado.

Flujo supuesto de personas en edad productiva 250.000 500.000 750.000 Nueva York 41.032 82.063 123.095 Florida 40.525 81.048 121.573 Nueva Jersey 17.844 35.687 53.530 Pensilvania 16.861 33.722 50.583 Massachusetts 12.108 24.217 36.326 Connecticut 11.320 22639 33.958 California 8.132 16.263 24.395 Illinois 7.956 15.913 23.869 Texas 7.456 14.913 22.369 Ohio 4.638 9.276 13.914

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Hellboy y la reina de sangre

Economía para todosCarlos Parodi

Presidentes, crecimiento económico y corrupc...

Gestión de serviciosOtto Regalado Pezúa

“Infinity channel”: más allá de la omni...

Síntesis legislativaJosé Ignacio Beteta Bazán

El peor enemigo del peruano es....

Smart moneyLuis Ramírez

Surfeando volatilidad

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO