Alza de firmas tecnológicas se resiste a riesgo de medidas duras

Microsoft se vio afectado por una ofensiva antimonopolio en la década de los noventa, pero su paso a la computación en la nube no ha llevado a una revisión similar. Amazon Web Services lidera este campo y Google es un competidor.

Bloomberg.- Se está culpando a Facebook Inc. y Google de ayudar a Rusia a hacer que Donald Trump fuera elegido y surgen llamados a restringir su creciente influencia. Amazon.com se ve forzada a hacer que los clientes paguen más impuestos sobre las ventas.

El gobierno chino rechaza utilizar las últimas ofertas de Windows de Microsoft y Apple enfrenta un pago de impuestos de 13.000 millones de euros.

Mire donde mire, abunda el riesgo regulatorio para las firmas tecnológicas. Sin embargo, los inversores no se desvelan. Las acciones de Facebook, Alphabet (la matriz de Google) y Microsoft alcanzaron nuevos récords esta semana, mientras que Amazon y Apple están cerca de registrar máximos históricos.

Ocupan los cinco primeros lugares en las filas de las empresas más grandes de Estados Unidos por capitalización bursátil. Con un alza del 34% este año, los US$ 800,000 millones que han agregado en valor son casi equivalentes al valor combinado de las cinco empresas más grandes que estaban en la parte baja de la clasificación en el mercado bajista de 2009.

En un mundo de bajo crecimiento, muchos inversores no pueden resistirse a empresas con algunas de las tasas más sólidas de crecimiento de las ventas impulsadas por la tecnología, que se prevé que ocupe en el futuro un lugar aún más importante en la vida de las personas. Y están ignorando o descontando los intentos de los gobiernos y los políticos de controlar a las compañías.

“El riesgo general confuso de la potencial regulación que puede o no tener un impacto no es suficiente para alejarnos de una tremenda historia de crecimiento de los indicadores fundamentales”, dijo Chris Armbruster, analista de la firma de inversiones Kayne Anderson Rudnick, que supervisa más de US$15.000 millones.

La firma posee acciones de Facebook, Amazon y Google. “Sus negocios son tremendamente fuertes, incluso a la escala en que operan”.

Según una investigación de Goldman Sachs, las cinco están creciendo cinco veces más rápido que la compañía promedio del S&P 500 y tienen el doble de rentabilidad. Los magros márgenes de ganancia de Amazon son la anomalía del grupo, pero ilustra la sed de crecimiento de los inversores.

La compañía ha registrado aumentos de las ventas de dos dígitos por más de 20 años, captando compradores mediante la oferta de una gran selección, precios asequibles y entrega rápida y cómoda.

La reciente adquisición que hizo Amazon de Whole Foods lo empuja aún más hacia la industria de supermercados de US$ 800,000 millones, dando espacio a un mayor crecimiento.

Su división de computación en la nube, rentable y de rápido crecimiento, da efectivo a Amazon para seguir financiando precios bajos y costosas comodidades, como la entrega en una hora.

Para Armbruster y otros inversores, la mayor parte del escrutinio regulatorio no es amenazante. Las empresas tienen posiciones de liderazgo en sus mercados, pero no son monopolios, según Sid Parakh, administrador de fondos de Becker Capital Management.

Eso las hace mucho menos susceptibles a grandes fragmentaciones u otra restricción catastrófica de su libertad.

“No hay un caso antimonopolio convincente que presentar para ninguna de estas compañías”, dijo Parakh, quien posee acciones de Microsoft y Apple como parte de los US$ 3,700 millones que supervisa su empresa. “Hay dificultades regulatorias, y pueden terminar pagando miles de millones en multas, pero no va a cambiar la trayectoria a largo plazo”.

Microsoft se vio afectado por una ofensiva antimonopolio en la década de los noventa, pero su paso a la computación en la nube no ha llevado a una revisión similar. Amazon Web Services lidera este campo y Google es un competidor.

“Ellos entienden el poder de los tribunales y el valor de los grupos de presión”, dijo Kim Forrest, analista de Fort Pitt Capital Group, que posee acciones de Microsoft. “Pero Microsoft no es dominante en la nube, aún. Creemos que ganarán participación de mercado”.

Azure, la operación en la nube de Microsoft, creció casi el doble en el trimestre más reciente a medida que las grandes firmas pagan por almacenar datos y ejecutar programas en los centros de datos de la compañía.

El crecimiento de Google y Facebook depende de la capacidad de hacer que los anunciantes sigan pagando por acceder a sus enormes audiencias.

A pesar de que algunos políticos manifiestan su preocupación por el hecho de que ambas plataformas han sido mal utilizadas y afirman que las compañías acumulan demasiados datos confidenciales de los consumidores, el dinero por concepto de publicidad sigue entrando.

Facebook está a un par de años de generar dinero a partir de Instagram, la popular aplicación para compartir fotos, y tiene dos aplicaciones de chat con más de mil millones de usuarios, WhatsApp y Messenger, que aún deben convertirse en negocios reales.

Mientras tanto, el gasto en anuncios de la búsqueda principal de Google y en sus anuncios de video de YouTube continúa creciendo.

Para Parakh de Becker Capital, la razón de este crecimiento sostenido es simple. Si bien los consumidores están preocupados por la privacidad en internet, eso no ha reducido el uso de los servicios de Facebook y Google, porque son demasiado importantes para la vida diaria hoy en día.

Sin embargo, están aumentando los riesgos regulatorios para la industria, de acuerdo con Strategies Research Partners, que contabiliza cuántas veces las empresas hablan de estos temas en los documentos que entregan a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. Hoy, esta medición para el sector tecnológico es más del doble de lo que era en 2005.

Las cinco grandes no necesitan mirar muy lejos para encontrar un ejemplo de lo mal que pueden resultar las cosas cuando los reguladores realmente toman medidas drásticas en contra de una compañía de tecnología.

Qualcomm, el que alguna vez fuera el mayor fabricante de semiconductores con acciones en bolsa, ha perdido US$ 21,000 millones en valor de mercado este año mientras reguladores de todo el mundo investigan sus prácticas comerciales y, en algunos casos, imponen multas históricas.

Sin embargo, algunos plantean que las medidas gubernamentales en realidad pueden ayudar al sector. La iniciativa del gobierno de Trump para aplicar un impuesto más bajo a la repatriación de ganancias en el extranjero ayudaría más a las compañías tecnológicas más grandes. El sector de tecnologías de la información tiene US$ 633,000 millones estacionados fuera de EE.UU., según Goldman Sachs.

Apple tiene más de US$ 200,000 millones estacionados en el exterior, lo que deja enanos a los 13,000 millones de euros que los reguladores de la Unión Europea argumentan que debe a Irlanda. Pero los inversionistas están más interesados en un esperado incremento de las ventas cuando su emblemático nuevo teléfono, el iPhone X, salga a la venta el 3 de noviembre.

Los analistas estiman que las ventas totales de Apple en el último trimestre del año subirán 10%, hasta los US$ 87,000 millones.

TAGS: Google, Microsoft

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Mujer, ejecutiva y trasgresoraZendy Manzaneda Cipriani

Lo importante vs Lo urgente

Síntesis legislativaJosé Ignacio Beteta Bazán

El riesgo es mayor...

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Visual Thinking: Aplicaciones

Agenda LegalEstudio Echecopar

Responsabilidad solidaria en la adquisición ...

Ruarte's - Washington CapitalWashington Lopez

Mercado Americano a la espera del Jackson Hoy...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO