Las mujeres con hijos son las más productivas en el trabajo

Un estudio elaborado por el Banco de la Reserva Federal de San Luis concluye que las madres son las más productivas en su carrera profesional, especialmente si tienen dos o más.

Diario Expansión de España
Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

Los investigadores (todos ellos, hombres, según destaca The Washington Post, que se hace eco de la investigación), midieron la productividad en trabajadores de ambos sexos con hijos y sin hijos a lo largo de 30 años de vida académica, con el fin de entender qué impacto tiene la maternidad en la carrera profesional de mujeres altamente cualificadas.

Los investigadores reconocen la dificultad de medir el rendimiento laboral en trabajadores de alta cualificación (¿cómo se mide la precisión de un cirujano, la habilidad de un consultor o la capacidad de negociación de un project manager?)

La solución que encontraron para acotar la investigación fue medir la cantidad de estudios académicos publicados por 10.000 economistas: en altos niveles académicos se presuponen unos niveles educativos de grado superior y además el trabajo científico se puede localizar y calcular con facilidad para llegar a conclusiones.

Y los resultados fueron sorprendentes: en el caso de los hombres, los padres sin hijos o sólo con uno publicaron la misma cantidad de trabajos académicos, pero los hombres que tenían dos hijos o más fueron más productivos que los dos grupos anteriores.

Pero lo más sorprendente es que este efecto se acentuaba en el caso de las mujeres. Las que no tuvieron hijos durante sus primeros cinco años de carrera fueron menos productivas que las que sí dieron a luz al menos una vez, y esa diferencia era aún mayor cuando las mujeres habían tenido dos o más partos. En todos los casos, las madres de familias más grandes fueron académicamente más productivas.

Las ayudas a la maternidad benefician al trabajo
Los investigadores hacen hincapié en que el examen se basa en una muestra muy específica de mujeres que disfrutan de unas condiciones económicas privilegiadas, con acceso a la planificación familiar y que han podido disfrutar de excedencias y ayudas a la maternidad y la conciliación laboral.

Asimismo, indican los autores, dada su buena condición económica también han podido recurrir a cuidados infantiles que les permitieran alargar su jornada laboral. “En un entorno laboral de las mujeres de bajos ingresos y escasa cualificación es, por lo general, mucho más hostil”, recuerdan.

Y hallaron que la productividad cae de un 15 a un 17% entre las mujeres con bebés o hijos de corta edad. En el caso de madres de familias numerosas, el desempeño laboral se resiente en un 9,5%, un 12,5% con el segundo hijo y un 11% con el tercer niño.

“En otras palabras, tener tres hijos implica asumir una pérdida de productividad en el trabajo de un 33% a lo largo de la carrera profesional de las investigadoras que son madres, el equivalente acuatro años de vida académica.

“Cuando se tienen hijos pequeños, el impacto en el trabajo es notable, señala a The Washington PostChristian Zimmerman, uno de los investigadores del trabajo.
“Pero una vez que los hijos crecen, las madres brillan desde el punto de vista de productividad y despuntan respecto a la de sus colegas”.

En el estudio se observó, además, otro efecto sorprendente: todas las madres entrevistadas dijeron sentirse culpables por tener de que dejar eventualmente el trabajo para ir con su hijo al médico, por salir antes del trabajo para organizar una fiesta o por no haber podido prestar atención a una conferencia después de haber pasado una mala noche.

La hiperorganización, necesidad y cualidad
Pero una vez que se supera esta etapa, sugieren los autores, las investigadoras y a la vez madres de familias numerosas alcanzaron el éxito profesional en mayor proporción que el resto.

“Quizá se sienten más seguras por su antigüedad en su labor profesional, porque su reputación se ha consolidado, o quizá el trabajo es una manera de desconectar durante un rato de la inacabable y agotadora rutina del trabajo en el hogar… o quizá despuntan laboralmente con más facilidad porque la necesidad de sacar adelante una familia las ha convertido en personas hiperorganizadas.

De hecho, esta es la hipótesis que se maneja, ya que se ha demostrado en innumerables ocasiones que ser organizado es un factor significativo para lograr el éxito profesional, y por eso podría ser el componente que más ha influido en los resultados de este estudio.

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Visiones para el desarrolloCAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Gobernar las ciudades: el rol de los centros ...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Toy Story 4

Atalaya EconómicaManuel Romero Caro

Nuevos proyectos con sobornos recibirían los...

Te lo cuento fácilLos alumnos de la UP escriben este blog

¿Por qué impulsar las agroexportaciones no ...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO